área profesional | servicio coordinación urgencias 948 480 490

El Dr. Alejandre nos explica la importancia de la mamografía en la prevención del cáncer de mama

Dr. Pedro Luis Alejandre, del Servicio de Radiología de la Clínica San Miguel, nos explica la importancia de la mamografía en la prevención del cáncer de mama.

P. Cuáles son los síntomas del cáncer de mama?

R. Aunque ocasionalmente una mujer se puede palpar un bulto o tener secreción sanguinolenta por el pezón, en la mayoría de casos el cáncer de mama es asintomático y se detecta en los estudios rutinarios de imagen (mamografía, ecografía…).

P. ¿Cuándo es recomendable comenzar a realizarse mamografías?

R. La bibliografía radiológica recomienda empezar a los 40 años. A partir de esta edad, y una vez al año, la mujer debe acudir al radiólogo a realizarse una mamografía, que muchas veces puede complementarse con otras pruebas como la ecografía.

P. Entonces, ¿ la mamografía no es suficiente para detectar un cáncer de mama?

R. Está ampliamente aceptado que la prueba principal de diagnóstico de cáncer de mama es la mamografía, pero muchas veces realizamos también una ecografía para ampliar datos.
Son pruebas complementarias, no excluyentes, la combinación de los dos estudios aporta más información. En cualquier caso, si persiste la duda, disponemos de otras técnicas para llegar aun diagnóstico definitivo (resonancia magnética, punción o biopsia de la lesión, etc).

P. ¿En qué casos se realizan otras pruebas complementarias?

R. En mujeres jóvenes, en torno a 40 años, la mama es más densa y más blanca, en estos casos la mamografía tiene más limitaciones y se realiza una ecografía para complementar. Sin embargo, en pacientes mayores cuyas mamas tienen menos glándula y más grasa, la ecografía generalmente no es tan necesaria.
La ecografía también ayuda mucho cuando en la mamografía se observa alguna lesión, por ejemplo un nódulo; con la ecografía determinamos si es un quiste sin importancia o si se trata de un nódulo que requiere más estudios.
En el momento en que la mujer está en radiología, si el radiólogo observa algo extraño en las pruebas de imagen es potestad suya plantearle a la paciente la necesidad de hacerle una prueba complementaria intervencionista, como una biopsia o una punción. Es una forma de ganar tiempo haciéndolo sobre la marcha sin tener que volver a pasar por ginecología, evitando retrasos en el diagnóstico y adelantando plazos.

P. Entonces, la mujer sale de radiología con una idea aproximada de lo que puede tener…

R. La paciente sale de nuestro servicio con las pruebas hechas y un resultado provisional. En los casos en los que se realiza una punción o biopsia, el resultado del material que se extrae se remite al servicio de anatomía patológica, y se tarda 2 ó 3 días en analizar al microscopio y emitir los resultados.
En el servicio de radiología explicamos a la mujer lo que vemos, para que se quede tranquila. Es importante recalcar que en la mama casi siempre los hallazgos son benignos. Hay una concienciación social, una ansiedad con el tema de la mama muchas veces errónea.
Cuando a una paciente hay que hacerle una prueba complementaria o intervencionista (punción o biopsia) generalmente se asusta muchísimo, piensa que va a tener un cáncer. Lo que sucede es que hay que llegar a un diagnóstico anatomopatológico, necesitamos caracterizar los hallazgos para poner “apellido” a lo que vemos. Casi siempre se trata de confirmar la benignidad.

P. En muchos casos el cáncer de mama es hereditario. ¿cómo deben actuar las personas que saben que corren este riesgo? ¿A qué edad deben acudir a revisión?

R. Hereditario se dice porque hay antecedente familiares múltiples, por número de cánceres de mama o de ovarios en la familia. El riego en estos casos está estratificado según estos antecedentes y el historial de la paciente.
La edad de comienzo de revisiones de mama en gente de alto riesgo es variable, en función del número de casos en la familia y de la edad en la que aparecieron dichos cánceres. En general se recomienda empezar sobre los 30 años, en función del porcentaje de riesgo. Además, estos pacientes tienen protocolos específicos de estudio añadiendo resonancia magnética a la maografía.

P. ¿Cuáles son los últimos avances que se han producido en el diagnóstico del cáncer de mama?

R. En el campo de la mamografía nosotros utilizamos desde hace aproximadamente un año la tomosíntesis. Un sistema sofisticado que permite un estudio más pormenorizado de la mama, convirtiendo las imágenes digitales de las mamas en láminas muy finas, generando una mamografía tridimensional Esta técnica permite dar una idea mejor de la mama al evitar la superposición de estructuras, los detalles delicados son claramente más visibles y fácilmente localizables sin quedar ocultos por todo el espesor de la mama.
Este mamógrafo de última generación fue el primer equipo de Navarra en tener un algoritmo de reconstrucción que permite bajar la dosis de radiación, en algunos casos hasta un 30%. Además, se trata de un aparato que comprime menos la mama, con lo que la prueba es menos desagradable.

Compartir