área profesional | servicio coordinación urgencias 948 480 490

Idoate, jefe del Servicio de Radiología, trabaja en una investigación sobre la fragilidad de los ancianos

Fernando Idoate -jefe del Servicio de Radiología de la Clínica San Miguel- ha participado en la publicación sendos artículos sobre una investigación con pacientes geriátricos, en la que está trabajando actualmente, en dos prestigiosas revistas de Salud, Age y Rejuvenation Research.

El doctor Idoate, que está llevando a cabo este estudio, junto a médicos del Servicio Navarro de Salud y profesores de la UPNA, liderados por el Dr. Izquierdo -Catedrático de Fisioterapia-. ha trabajado para su desarrollo inicial con un total de 24 personas de más de 90 años y durante un periodo de tiempo de más de un año.

En el estudio que analiza la fragilidad de los ancianos, y que se encuentra todavía en su estadio inicial, se han realizado una serie de protocolos de ejercicios de fuerza, muy controlados y estandarizados, siendo estos de baja intensidad, para comprobar el efecto funcional que suponen en el estado del paciente.

En su caso, ha trabajo muy especialmente en la medición de masa y calidad muscular con radiología, tras las que se han comprobado unas grandes mejoras a nivel psicomotriz del paciente.

El objetivo de este estudio, que analiza la fragilidad del anciano, busca en todos los casos una mayor autonomía de la persona, así como evitar el deterioro físico de la misma. Unas cuestiones de gran importancia para los años de edad más adulta del individuo.Fernando Idoate -jefe del Servicio de Radiología de la Clínica San Miguel- ha participado en la publicación sendos artículos sobre una investigación con pacientes geriátricos, en la que está trabajando actualmente, en dos prestigiosas revistas de Salud, Age y Rejuvenation Research.

El doctor Idoate, que está llevando a cabo este estudio, junto a médicos del Servicio Navarro de Salud y profesores de la UPNA, liderados por el Dr. Izquierdo -Catedrático de Fisioterapia-. ha trabajado para su desarrollo inicial con un total de 24 personas de más de 90 años y durante un periodo de tiempo de más de un año.

En el estudio que analiza la fragilidad de los ancianos, y que se encuentra todavía en su estadio inicial, se han realizado una serie de protocolos de ejercicios de fuerza, muy controlados y estandarizados, siendo estos de baja intensidad, para comprobar el efecto funcional que suponen en el estado del paciente.

En su caso, ha trabajo muy especialmente en la medición de masa y calidad muscular con radiología, tras las que se han comprobado unas grandes mejoras a nivel psicomotriz del paciente.

El objetivo de este estudio, que analiza la fragilidad del anciano, busca en todos los casos una mayor autonomía de la persona, así como evitar el deterioro físico de la misma. Unas cuestiones de gran importancia para los años de edad más adulta del individuo.Fernando Idoate -jefe del Servicio de Radiología de la Clínica San Miguel- ha participado en la publicación sendos artículos sobre una investigación con pacientes geriátricos, en la que está trabajando actualmente, en dos prestigiosas revistas de Salud, Age y Rejuvenation Research.

El doctor Idoate, que está llevando a cabo este estudio, junto a médicos del Servicio Navarro de Salud y profesores de la UPNA, liderados por el Dr. Izquierdo -Catedrático de Fisioterapia-. ha trabajado para su desarrollo inicial con un total de 24 personas de más de 90 años y durante un periodo de tiempo de más de un año.

En el estudio que analiza la fragilidad de los ancianos, y que se encuentra todavía en su estadio inicial, se han realizado una serie de protocolos de ejercicios de fuerza, muy controlados y estandarizados, siendo estos de baja intensidad, para comprobar el efecto funcional que suponen en el estado del paciente.

En su caso, ha trabajo muy especialmente en la medición de masa y calidad muscular con radiología, tras las que se han comprobado unas grandes mejoras a nivel psicomotriz del paciente.

El objetivo de este estudio, que analiza la fragilidad del anciano, busca en todos los casos una mayor autonomía de la persona, así como evitar el deterioro físico de la misma. Unas cuestiones de gran importancia para los años de edad más adulta del individuo.Fernando Idoate -jefe del Servicio de Radiología de la Clínica San Miguel- ha participado en la publicación sendos artículos sobre una investigación con pacientes geriátricos, en la que está trabajando actualmente, en dos prestigiosas revistas de Salud, Age y Rejuvenation Research.

El doctor Idoate, que está llevando a cabo este estudio, junto a médicos del Servicio Navarro de Salud y profesores de la UPNA, liderados por el Dr. Izquierdo -Catedrático de Fisioterapia-. ha trabajado para su desarrollo inicial con un total de 24 personas de más de 90 años y durante un periodo de tiempo de más de un año.

En el estudio que analiza la fragilidad de los ancianos, y que se encuentra todavía en su estadio inicial, se han realizado una serie de protocolos de ejercicios de fuerza, muy controlados y estandarizados, siendo estos de baja intensidad, para comprobar el efecto funcional que suponen en el estado del paciente.

En su caso, ha trabajo muy especialmente en la medición de masa y calidad muscular con radiología, tras las que se han comprobado unas grandes mejoras a nivel psicomotriz del paciente.

El objetivo de este estudio, que analiza la fragilidad del anciano, busca en todos los casos una mayor autonomía de la persona, así como evitar el deterioro físico de la misma. Unas cuestiones de gran importancia para los años de edad más adulta del individuo.Fernando Idoate -jefe del Servicio de Radiología de la Clínica San Miguel- ha participado en la publicación sendos artículos sobre una investigación con pacientes geriátricos, en la que está trabajando actualmente, en dos prestigiosas revistas de Salud, Age y Rejuvenation Research.

El doctor Idoate, que está llevando a cabo este estudio, junto a médicos del Servicio Navarro de Salud y profesores de la UPNA, liderados por el Dr. Izquierdo -Catedrático de Fisioterapia-. ha trabajado para su desarrollo inicial con un total de 24 personas de más de 90 años y durante un periodo de tiempo de más de un año.

En el estudio que analiza la fragilidad de los ancianos, y que se encuentra todavía en su estadio inicial, se han realizado una serie de protocolos de ejercicios de fuerza, muy controlados y estandarizados, siendo estos de baja intensidad, para comprobar el efecto funcional que suponen en el estado del paciente.

En su caso, ha trabajo muy especialmente en la medición de masa y calidad muscular con radiología, tras las que se han comprobado unas grandes mejoras a nivel psicomotriz del paciente.

El objetivo de este estudio, que analiza la fragilidad del anciano, busca en todos los casos una mayor autonomía de la persona, así como evitar el deterioro físico de la misma. Unas cuestiones de gran importancia para los años de edad más adulta del individuo.

Compartir