área profesional | servicio coordinación urgencias 948 480 490

LogoCSM

La insuficiencia venosa: qué es y cómo se trata en Clínica San Miguel

La insuficiencia venosa es una enfermedad muy frecuente, y, dentro de ella, las varices son la manifestación más habitual.

Tal y como la definen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, del Servicio de Cirugía Vascular de Clínica San Miguel, se trata de una “dilatación anormal y permanente de las venas del sistema venoso superficial. Si bien es un problema benigno y con una progresión lenta, si se deja que evolucione de forma natural puede acarrear complicaciones muy graves, dolorosas y de difícil curación, como son las úlceras venosas”.

El tratamiento quirúrgico de las varices es un procedimiento agresivo que requiere una recuperación larga hasta que se puede volver a hacer vida normal: dolor postoperatorio, lesiones de nervios periféricos, hematomas, heridas quirúrgicas antiestéticas y posibles complicaciones como infecciones, trombosis venosas, etc.). Además, en determinadas circunstancias como las anteriormente citadas úlceras venosas, este procedimiento no se puede llevar a cabo por el riesgo de contaminación de las heridas quirúrgicas. Se trata, por tanto, de un círculo vicioso: no se pueden operar las varices porque hay una úlcera; y la úlcera se va a mantener en el tiempo mientras no se eliminen las varices.

Ante la presencia de una úlcera venosa, la única posibilidad de curación estriba en la reducción de la hipertensión venosa. Dado que la cirugía no es una opción, la mejor alternativa es el tratamiento mediante esclerosis con microespuma. Se localiza mediante ecografía la vena afectada y se esclerosa la vena causante de que la úlcera venosa no cure. En poco tiempo la úlcera empieza a cicatrizar hasta su total resolución. Y esto sin necesidad de anestesia, ingresos, bajas, cicatrices, etc.

A la esclerosis con microespuma sólo se le puede buscar una ‘pega’, que consiste en que es un tratamiento del que, de momento, se desconocen el número de sesiones que serán necesarias hasta tratar todos los segmentos venosos afectados. El éxito está asegurado, pero el número de sesiones es impredecible.

Esta pequeña ‘limitación’ se soluciona con una innovación tecnológica, que es el catéter CLARIVEIN®  y que se realiza en nuestra Clínica San Miguel. Mediante la inserción ecoguiada de un pequeño catéter, se pueden eliminar la mayor parte de las varices en una sola sesión (en la imagen se puede ver el resultado antes y después de la utilización de esta técnica). Sin anestesia o sólo con anestesia local, y mediante control ecográfico, se inserta un catéter que esclerosa las venas combinando un efecto mecánico y químico. Tiene todas las ventajas de la esclerosis con microespuma, pero de una forma mucho más inmediata.

En definitiva, y tal y como concluyen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, tanto mediante la esclerosis con microespuma como mediante la técnica CLARIVEIN®, tenemos la posibilidad de tratar todo tipo de varices de una forma segura, no agresiva y totalmente eficaz. Y como hemos comentado, son la única opción terapéutica en presencia de una úlcera venosa.

En definitiva, y tal y como concluye el Dr. Gonzalo Villa Martín, tanto mediante la esclerosis con microespuma como mediante la técnica CLARIVEIN®, tenemos la posibilidad de tratar todo tipo de varices de una forma segura, no agresiva y totalmente eficaz. Y como hemos comentado, son la única opción terapéutica en presencia de una úlcera venosa.La insuficiencia venosa es una enfermedad muy frecuente, y, dentro de ella, las varices son la manifestación más habitual.

Tal y como la definen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, del Servicio de Cirugía Vascular de Clínica San Miguel, se trata de una “dilatación anormal y permanente de las venas del sistema venoso superficial. Si bien es un problema benigno y con una progresión lenta, si se deja que evolucione de forma natural puede acarrear complicaciones muy graves, dolorosas y de difícil curación, como son las úlceras venosas”.

El tratamiento quirúrgico de las varices es un procedimiento agresivo que requiere una recuperación larga hasta que se puede volver a hacer vida normal: dolor postoperatorio, lesiones de nervios periféricos, hematomas, heridas quirúrgicas antiestéticas y posibles complicaciones como infecciones, trombosis venosas, etc.). Además, en determinadas circunstancias como las anteriormente citadas úlceras venosas, este procedimiento no se puede llevar a cabo por el riesgo de contaminación de las heridas quirúrgicas. Se trata, por tanto, de un círculo vicioso: no se pueden operar las varices porque hay una úlcera; y la úlcera se va a mantener en el tiempo mientras no se eliminen las varices.

Ante la presencia de una úlcera venosa, la única posibilidad de curación estriba en la reducción de la hipertensión venosa. Dado que la cirugía no es una opción, la mejor alternativa es el tratamiento mediante esclerosis con microespuma. Se localiza mediante ecografía la vena afectada y se esclerosa la vena causante de que la úlcera venosa no cure. En poco tiempo la úlcera empieza a cicatrizar hasta su total resolución. Y esto sin necesidad de anestesia, ingresos, bajas, cicatrices, etc.

A la esclerosis con microespuma sólo se le puede buscar una ‘pega’, que consiste en que es un tratamiento del que, de momento, se desconocen el número de sesiones que serán necesarias hasta tratar todos los segmentos venosos afectados. El éxito está asegurado, pero el número de sesiones es impredecible.

Esta pequeña ‘limitación’ se soluciona con una innovación tecnológica, que es el catéter CLARIVEIN®  y que se realiza en nuestra Clínica San Miguel. Mediante la inserción ecoguiada de un pequeño catéter, se pueden eliminar la mayor parte de las varices en una sola sesión (en la imagen se puede ver el resultado antes y después de la utilización de esta técnica). Sin anestesia o sólo con anestesia local, y mediante control ecográfico, se inserta un catéter que esclerosa las venas combinando un efecto mecánico y químico. Tiene todas las ventajas de la esclerosis con microespuma, pero de una forma mucho más inmediata.

En definitiva, y tal y como concluyen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, tanto mediante la esclerosis con microespuma como mediante la técnica CLARIVEIN®, tenemos la posibilidad de tratar todo tipo de varices de una forma segura, no agresiva y totalmente eficaz. Y como hemos comentado, son la única opción terapéutica en presencia de una úlcera venosa.La insuficiencia venosa es una enfermedad muy frecuente, y, dentro de ella, las varices son la manifestación más habitual.

Tal y como la definen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, del Servicio de Cirugía Vascular de Clínica San Miguel, se trata de una “dilatación anormal y permanente de las venas del sistema venoso superficial. Si bien es un problema benigno y con una progresión lenta, si se deja que evolucione de forma natural puede acarrear complicaciones muy graves, dolorosas y de difícil curación, como son las úlceras venosas”.

El tratamiento quirúrgico de las varices es un procedimiento agresivo que requiere una recuperación larga hasta que se puede volver a hacer vida normal: dolor postoperatorio, lesiones de nervios periféricos, hematomas, heridas quirúrgicas antiestéticas y posibles complicaciones como infecciones, trombosis venosas, etc.). Además, en determinadas circunstancias como las anteriormente citadas úlceras venosas, este procedimiento no se puede llevar a cabo por el riesgo de contaminación de las heridas quirúrgicas. Se trata, por tanto, de un círculo vicioso: no se pueden operar las varices porque hay una úlcera; y la úlcera se va a mantener en el tiempo mientras no se eliminen las varices.

Ante la presencia de una úlcera venosa, la única posibilidad de curación estriba en la reducción de la hipertensión venosa. Dado que la cirugía no es una opción, la mejor alternativa es el tratamiento mediante esclerosis con microespuma. Se localiza mediante ecografía la vena afectada y se esclerosa la vena causante de que la úlcera venosa no cure. En poco tiempo la úlcera empieza a cicatrizar hasta su total resolución. Y esto sin necesidad de anestesia, ingresos, bajas, cicatrices, etc.

A la esclerosis con microespuma sólo se le puede buscar una ‘pega’, que consiste en que es un tratamiento del que, de momento, se desconocen el número de sesiones que serán necesarias hasta tratar todos los segmentos venosos afectados. El éxito está asegurado, pero el número de sesiones es impredecible.

Esta pequeña ‘limitación’ se soluciona con una innovación tecnológica, que es el catéter CLARIVEIN®  y que se realiza en nuestra Clínica San Miguel. Mediante la inserción ecoguiada de un pequeño catéter, se pueden eliminar la mayor parte de las varices en una sola sesión (en la imagen se puede ver el resultado antes y después de la utilización de esta técnica). Sin anestesia o sólo con anestesia local, y mediante control ecográfico, se inserta un catéter que esclerosa las venas combinando un efecto mecánico y químico. Tiene todas las ventajas de la esclerosis con microespuma, pero de una forma mucho más inmediata.

En definitiva, y tal y como concluyen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, tanto mediante la esclerosis con microespuma como mediante la técnica CLARIVEIN®, tenemos la posibilidad de tratar todo tipo de varices de una forma segura, no agresiva y totalmente eficaz. Y como hemos comentado, son la única opción terapéutica en presencia de una úlcera venosa.La insuficiencia venosa es una enfermedad muy frecuente, y, dentro de ella, las varices son la manifestación más habitual.

Tal y como la definen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, del Servicio de Cirugía Vascular de Clínica San Miguel, se trata de una “dilatación anormal y permanente de las venas del sistema venoso superficial. Si bien es un problema benigno y con una progresión lenta, si se deja que evolucione de forma natural puede acarrear complicaciones muy graves, dolorosas y de difícil curación, como son las úlceras venosas”.

El tratamiento quirúrgico de las varices es un procedimiento agresivo que requiere una recuperación larga hasta que se puede volver a hacer vida normal: dolor postoperatorio, lesiones de nervios periféricos, hematomas, heridas quirúrgicas antiestéticas y posibles complicaciones como infecciones, trombosis venosas, etc.). Además, en determinadas circunstancias como las anteriormente citadas úlceras venosas, este procedimiento no se puede llevar a cabo por el riesgo de contaminación de las heridas quirúrgicas. Se trata, por tanto, de un círculo vicioso: no se pueden operar las varices porque hay una úlcera; y la úlcera se va a mantener en el tiempo mientras no se eliminen las varices.

Ante la presencia de una úlcera venosa, la única posibilidad de curación estriba en la reducción de la hipertensión venosa. Dado que la cirugía no es una opción, la mejor alternativa es el tratamiento mediante esclerosis con microespuma. Se localiza mediante ecografía la vena afectada y se esclerosa la vena causante de que la úlcera venosa no cure. En poco tiempo la úlcera empieza a cicatrizar hasta su total resolución. Y esto sin necesidad de anestesia, ingresos, bajas, cicatrices, etc.

A la esclerosis con microespuma sólo se le puede buscar una ‘pega’, que consiste en que es un tratamiento del que, de momento, se desconocen el número de sesiones que serán necesarias hasta tratar todos los segmentos venosos afectados. El éxito está asegurado, pero el número de sesiones es impredecible.

Esta pequeña ‘limitación’ se soluciona con una innovación tecnológica, que es el catéter CLARIVEIN®  y que se realiza en nuestra Clínica San Miguel. Mediante la inserción ecoguiada de un pequeño catéter, se pueden eliminar la mayor parte de las varices en una sola sesión (en la imagen se puede ver el resultado antes y después de la utilización de esta técnica). Sin anestesia o sólo con anestesia local, y mediante control ecográfico, se inserta un catéter que esclerosa las venas combinando un efecto mecánico y químico. Tiene todas las ventajas de la esclerosis con microespuma, pero de una forma mucho más inmediata.

En definitiva, y tal y como concluyen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, tanto mediante la esclerosis con microespuma como mediante la técnica CLARIVEIN®, tenemos la posibilidad de tratar todo tipo de varices de una forma segura, no agresiva y totalmente eficaz. Y como hemos comentado, son la única opción terapéutica en presencia de una úlcera venosa.La insuficiencia venosa es una enfermedad muy frecuente, y, dentro de ella, las varices son la manifestación más habitual.

Tal y como la definen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, del Servicio de Cirugía Vascular de Clínica San Miguel, se trata de una “dilatación anormal y permanente de las venas del sistema venoso superficial. Si bien es un problema benigno y con una progresión lenta, si se deja que evolucione de forma natural puede acarrear complicaciones muy graves, dolorosas y de difícil curación, como son las úlceras venosas”.

El tratamiento quirúrgico de las varices es un procedimiento agresivo que requiere una recuperación larga hasta que se puede volver a hacer vida normal: dolor postoperatorio, lesiones de nervios periféricos, hematomas, heridas quirúrgicas antiestéticas y posibles complicaciones como infecciones, trombosis venosas, etc.). Además, en determinadas circunstancias como las anteriormente citadas úlceras venosas, este procedimiento no se puede llevar a cabo por el riesgo de contaminación de las heridas quirúrgicas. Se trata, por tanto, de un círculo vicioso: no se pueden operar las varices porque hay una úlcera; y la úlcera se va a mantener en el tiempo mientras no se eliminen las varices.

Ante la presencia de una úlcera venosa, la única posibilidad de curación estriba en la reducción de la hipertensión venosa. Dado que la cirugía no es una opción, la mejor alternativa es el tratamiento mediante esclerosis con microespuma. Se localiza mediante ecografía la vena afectada y se esclerosa la vena causante de que la úlcera venosa no cure. En poco tiempo la úlcera empieza a cicatrizar hasta su total resolución. Y esto sin necesidad de anestesia, ingresos, bajas, cicatrices, etc.

A la esclerosis con microespuma sólo se le puede buscar una ‘pega’, que consiste en que es un tratamiento del que, de momento, se desconocen el número de sesiones que serán necesarias hasta tratar todos los segmentos venosos afectados. El éxito está asegurado, pero el número de sesiones es impredecible.

Esta pequeña ‘limitación’ se soluciona con una innovación tecnológica, que es el catéter CLARIVEIN®  y que se realiza en nuestra Clínica San Miguel. Mediante la inserción ecoguiada de un pequeño catéter, se pueden eliminar la mayor parte de las varices en una sola sesión (en la imagen se puede ver el resultado antes y después de la utilización de esta técnica). Sin anestesia o sólo con anestesia local, y mediante control ecográfico, se inserta un catéter que esclerosa las venas combinando un efecto mecánico y químico. Tiene todas las ventajas de la esclerosis con microespuma, pero de una forma mucho más inmediata.

En definitiva, y tal y como concluyen el Dr. Gonzalo Villa Martín y el Dr. José Manuel Jiménez, tanto mediante la esclerosis con microespuma como mediante la técnica CLARIVEIN®, tenemos la posibilidad de tratar todo tipo de varices de una forma segura, no agresiva y totalmente eficaz. Y como hemos comentado, son la única opción terapéutica en presencia de una úlcera venosa.

Compartir