área profesional | servicio coordinación urgencias 948 480 490

ACTUALIDAD IMQ

¿Vas a correr la San Silvestre? Consejos para llegar a Año Nuevo

[:mu]Apenas faltan dos días para que acabe 2016. Todos queremos terminar el año con buen pie, y empezar el siguiente con nuevos propósitos. Una manera de hacerlo, cada vez más de moda, es corriendo la ya tradicional San Silvestre. Una carrera que tiene lugar en diversos puntos del país y que mueve no solo a corredores habituales, sino a ciudadanos que quieren acabar el año haciendo algo de ejercicio antes de la cena de Nochevieja.

Si eres uno de ellos, si este año has decidido correr, y no has tenido tiempo de entrenar, la Dra. Uxua Idiazabal, responsable de nuestro Servicio de Cardiología, nos da algunos consejos para llegar sanos y con fuerza al Año Nuevo.

Si no estamos habituados a correr, ¿qué tenemos que tener en cuenta a  la hora de participar en la San Silvestre?

En estas carreras populares hay diferentes tipos de corredores, los deportistas competitivos (que han seguido un entrenamiento intenso con disciplina y suelen ser conocedores de su estado de salud cardiovascular) y los aficionados, que la realizan como ejercicio físico-salud. Los objetivos de cada uno de ellos suele ser diferente, el de los primeros es ganar o hacer una buena marca; los de los segundos, disfrutar y mejorar la salud. Si eres de esa segunda mayoría, no debes olvidar que la San Silvestre es una carrera para pasarlo bien. Debemos tomárnoslo con calma, sobre todo teniendo en cuenta que suele ser una carrera muy masificada. No te estreses durante el primer tramo hasta que el pelotón se estire un poco.

Si no hemos entrenado durante el año, ¿cómo debemos afrontarla?

Lo ideal sería haber seguido un plan de entrenamiento adecuado, al cual hay que dedicarle tiempo (volumen, kilómetros), y realizarlo a las intensidades adecuadas. Es decir, entrenar de forma regular y constante antes de lanzarse a la competición.

Si no ha podido ser, no hagas sobreesfuerzos, no intentes hacer locuras e ir muy rápido al principio. Cuanto menor es la distancia recorrida, mayor suele ser la intensidad del ejercicio.

Otro error frecuente es seguir el ritmo del amigo de al lado, que está más preparado que yo o tiene mejor capacidad, aumentando nuestra exigencia y haciendo un esfuerzo en el cual no voy cómodo. Como hemos dicho, si tu cuerpo no está habituado a hacer deporte con regularidad, tómate tu tiempo, hazla lenta, sin forzar el corazón e intentando no lesionarte en esta última noche del año. Si tienes que acabarlo andando, hazlo, pero no corras riesgos. Disfruta y compite con sentido común.

Antes, durante y después de la carrera, ¿cómo nos preparamos?

Hay que tener en cuenta múltiples factores de gran importancia tanto para el rendimiento como para evitar eventos graves:

  1. Conoce tu estado de salud: Muchas de las patologías que pueden predisponer a presentar un evento grave durante un esfuerzo intenso se pueden diagnosticar con un estudio cardiológico adecuado.
  2. Descansar lo suficiente, y si un día no te encuentras bien no entrenar/competir.
  3. Llevar una alimentación adecuada y no realizar deporte tras comidas copiosas.
  4. Hidratarse adecuadamente antes, durante y después del esfuerzo para evitar deshidratación.
  5. Realizar calentamiento previo y enfriamiento posterior al ejercicio (conviene que el periodo de vuelta a la calma sea progresivo en lugar de cesar súbitamente la actividad).
  6. Y por último, y no por eso menos importante, conoce tu cuerpo y hazle caso: En caso de notar síntomas durante el entrenamiento o competición (dolor en el pecho, mareo, etc…) para y consulta.

Correr con frío, lluvia, ¿Cómo vamos vestidos? 

Dada la época en la que estamos hará frío seguro, y debemos estar preparados para ello, utilizando ropa adecuada a la época del año.

Y ¿la costumbre de salir disfrazado? 

Para acabar el año con buen humor y alegría mucha gente se disfraza. Recuerda que no eres corredor habitual y depende de qué lleves puesto te puede molestar durante el recorrido. Aunque, un gorro de Papá Noel, no hace daño a nadie 😉[:fe]Apenas faltan dos días para que acabe 2016. Todos queremos terminar el año con buen pie, y empezar el siguiente con nuevos propósitos. Una manera de hacerlo, cada vez más de moda, es corriendo la ya tradicional San Silvestre. Una carrera que tiene lugar en diversos puntos del país y que mueve no solo a corredores habituales, sino a ciudadanos que quieren acabar el año haciendo algo de ejercicio antes de la cena de Nochevieja.

Si eres uno de ellos, si este año has decidido correr, y no has tenido tiempo de entrenar, la Dra. Uxua Idiazabal, responsable de nuestro Servicio de Cardiología, nos da algunos consejos para llegar sanos y con fuerza al Año Nuevo.

Si no estamos habituados a correr, ¿qué tenemos que tener en cuenta a  la hora de participar en la San Silvestre?

En estas carreras populares hay diferentes tipos de corredores, los deportistas competitivos (que han seguido un entrenamiento intenso con disciplina y suelen ser conocedores de su estado de salud cardiovascular) y los aficionados, que la realizan como ejercicio físico-salud. Los objetivos de cada uno de ellos suele ser diferente, el de los primeros es ganar o hacer una buena marca; los de los segundos, disfrutar y mejorar la salud. Si eres de esa segunda mayoría, no debes olvidar que la San Silvestre es una carrera para pasarlo bien. Debemos tomárnoslo con calma, sobre todo teniendo en cuenta que suele ser una carrera muy masificada. No te estreses durante el primer tramo hasta que el pelotón se estire un poco.

Si no hemos entrenado durante el año, ¿cómo debemos afrontarla?

Lo ideal sería haber seguido un plan de entrenamiento adecuado, al cual hay que dedicarle tiempo (volumen, kilómetros), y realizarlo a las intensidades adecuadas. Es decir, entrenar de forma regular y constante antes de lanzarse a la competición.

Si no ha podido ser, no hagas sobreesfuerzos, no intentes hacer locuras e ir muy rápido al principio. Cuanto menor es la distancia recorrida, mayor suele ser la intensidad del ejercicio.

Otro error frecuente es seguir el ritmo del amigo de al lado, que está más preparado que yo o tiene mejor capacidad, aumentando nuestra exigencia y haciendo un esfuerzo en el cual no voy cómodo. Como hemos dicho, si tu cuerpo no está habituado a hacer deporte con regularidad, tómate tu tiempo, hazla lenta, sin forzar el corazón e intentando no lesionarte en esta última noche del año. Si tienes que acabarlo andando, hazlo, pero no corras riesgos. Disfruta y compite con sentido común.

Antes, durante y después de la carrera, ¿cómo nos preparamos?

Hay que tener en cuenta múltiples factores de gran importancia tanto para el rendimiento como para evitar eventos graves:

  1. Conoce tu estado de salud: Muchas de las patologías que pueden predisponer a presentar un evento grave durante un esfuerzo intenso se pueden diagnosticar con un estudio cardiológico adecuado.
  2. Descansar lo suficiente, y si un día no te encuentras bien no entrenar/competir.
  3. Llevar una alimentación adecuada y no realizar deporte tras comidas copiosas.
  4. Hidratarse adecuadamente antes, durante y después del esfuerzo para evitar deshidratación.
  5. Realizar calentamiento previo y enfriamiento posterior al ejercicio (conviene que el periodo de vuelta a la calma sea progresivo en lugar de cesar súbitamente la actividad).
  6. Y por último, y no por eso menos importante, conoce tu cuerpo y hazle caso: En caso de notar síntomas durante el entrenamiento o competición (dolor en el pecho, mareo, etc…) para y consulta.

Correr con frío, lluvia, ¿Cómo vamos vestidos? 

Dada la época en la que estamos hará frío seguro, y debemos estar preparados para ello, utilizando ropa adecuada a la época del año.

Y ¿la costumbre de salir disfrazado? 

Para acabar el año con buen humor y alegría mucha gente se disfraza. Recuerda que no eres corredor habitual y depende de qué lleves puesto te puede molestar durante el recorrido. Aunque, un gorro de Papá Noel, no hace daño a nadie 😉[:pa]Apenas faltan dos días para que acabe 2016. Todos queremos terminar el año con buen pie, y empezar el siguiente con nuevos propósitos. Una manera de hacerlo, cada vez más de moda, es corriendo la ya tradicional San Silvestre. Una carrera que tiene lugar en diversos puntos del país y que mueve no solo a corredores habituales, sino a ciudadanos que quieren acabar el año haciendo algo de ejercicio antes de la cena de Nochevieja.

Si eres uno de ellos, si este año has decidido correr, y no has tenido tiempo de entrenar, la Dra. Uxua Idiazabal, responsable de nuestro Servicio de Cardiología, nos da algunos consejos para llegar sanos y con fuerza al Año Nuevo.

Si no estamos habituados a correr, ¿qué tenemos que tener en cuenta a  la hora de participar en la San Silvestre?

En estas carreras populares hay diferentes tipos de corredores, los deportistas competitivos (que han seguido un entrenamiento intenso con disciplina y suelen ser conocedores de su estado de salud cardiovascular) y los aficionados, que la realizan como ejercicio físico-salud. Los objetivos de cada uno de ellos suele ser diferente, el de los primeros es ganar o hacer una buena marca; los de los segundos, disfrutar y mejorar la salud. Si eres de esa segunda mayoría, no debes olvidar que la San Silvestre es una carrera para pasarlo bien. Debemos tomárnoslo con calma, sobre todo teniendo en cuenta que suele ser una carrera muy masificada. No te estreses durante el primer tramo hasta que el pelotón se estire un poco.

Si no hemos entrenado durante el año, ¿cómo debemos afrontarla?

Lo ideal sería haber seguido un plan de entrenamiento adecuado, al cual hay que dedicarle tiempo (volumen, kilómetros), y realizarlo a las intensidades adecuadas. Es decir, entrenar de forma regular y constante antes de lanzarse a la competición.

Si no ha podido ser, no hagas sobreesfuerzos, no intentes hacer locuras e ir muy rápido al principio. Cuanto menor es la distancia recorrida, mayor suele ser la intensidad del ejercicio.

Otro error frecuente es seguir el ritmo del amigo de al lado, que está más preparado que yo o tiene mejor capacidad, aumentando nuestra exigencia y haciendo un esfuerzo en el cual no voy cómodo. Como hemos dicho, si tu cuerpo no está habituado a hacer deporte con regularidad, tómate tu tiempo, hazla lenta, sin forzar el corazón e intentando no lesionarte en esta última noche del año. Si tienes que acabarlo andando, hazlo, pero no corras riesgos. Disfruta y compite con sentido común.

Antes, durante y después de la carrera, ¿cómo nos preparamos?

Hay que tener en cuenta múltiples factores de gran importancia tanto para el rendimiento como para evitar eventos graves:

  1. Conoce tu estado de salud: Muchas de las patologías que pueden predisponer a presentar un evento grave durante un esfuerzo intenso se pueden diagnosticar con un estudio cardiológico adecuado.
  2. Descansar lo suficiente, y si un día no te encuentras bien no entrenar/competir.
  3. Llevar una alimentación adecuada y no realizar deporte tras comidas copiosas.
  4. Hidratarse adecuadamente antes, durante y después del esfuerzo para evitar deshidratación.
  5. Realizar calentamiento previo y enfriamiento posterior al ejercicio (conviene que el periodo de vuelta a la calma sea progresivo en lugar de cesar súbitamente la actividad).
  6. Y por último, y no por eso menos importante, conoce tu cuerpo y hazle caso: En caso de notar síntomas durante el entrenamiento o competición (dolor en el pecho, mareo, etc…) para y consulta.

Correr con frío, lluvia, ¿Cómo vamos vestidos? 

Dada la época en la que estamos hará frío seguro, y debemos estar preparados para ello, utilizando ropa adecuada a la época del año.

Y ¿la costumbre de salir disfrazado? 

Para acabar el año con buen humor y alegría mucha gente se disfraza. Recuerda que no eres corredor habitual y depende de qué lleves puesto te puede molestar durante el recorrido. Aunque, un gorro de Papá Noel, no hace daño a nadie 😉[:au]Apenas faltan dos días para que acabe 2016. Todos queremos terminar el año con buen pie, y empezar el siguiente con nuevos propósitos. Una manera de hacerlo, cada vez más de moda, es corriendo la ya tradicional San Silvestre. Una carrera que tiene lugar en diversos puntos del país y que mueve no solo a corredores habituales, sino a ciudadanos que quieren acabar el año haciendo algo de ejercicio antes de la cena de Nochevieja.

Si eres uno de ellos, si este año has decidido correr, y no has tenido tiempo de entrenar, la Dra. Uxua Idiazabal, responsable de nuestro Servicio de Cardiología, nos da algunos consejos para llegar sanos y con fuerza al Año Nuevo.

Si no estamos habituados a correr, ¿qué tenemos que tener en cuenta a  la hora de participar en la San Silvestre?

En estas carreras populares hay diferentes tipos de corredores, los deportistas competitivos (que han seguido un entrenamiento intenso con disciplina y suelen ser conocedores de su estado de salud cardiovascular) y los aficionados, que la realizan como ejercicio físico-salud. Los objetivos de cada uno de ellos suele ser diferente, el de los primeros es ganar o hacer una buena marca; los de los segundos, disfrutar y mejorar la salud. Si eres de esa segunda mayoría, no debes olvidar que la San Silvestre es una carrera para pasarlo bien. Debemos tomárnoslo con calma, sobre todo teniendo en cuenta que suele ser una carrera muy masificada. No te estreses durante el primer tramo hasta que el pelotón se estire un poco.

Si no hemos entrenado durante el año, ¿cómo debemos afrontarla?

Lo ideal sería haber seguido un plan de entrenamiento adecuado, al cual hay que dedicarle tiempo (volumen, kilómetros), y realizarlo a las intensidades adecuadas. Es decir, entrenar de forma regular y constante antes de lanzarse a la competición.

Si no ha podido ser, no hagas sobreesfuerzos, no intentes hacer locuras e ir muy rápido al principio. Cuanto menor es la distancia recorrida, mayor suele ser la intensidad del ejercicio.

Otro error frecuente es seguir el ritmo del amigo de al lado, que está más preparado que yo o tiene mejor capacidad, aumentando nuestra exigencia y haciendo un esfuerzo en el cual no voy cómodo. Como hemos dicho, si tu cuerpo no está habituado a hacer deporte con regularidad, tómate tu tiempo, hazla lenta, sin forzar el corazón e intentando no lesionarte en esta última noche del año. Si tienes que acabarlo andando, hazlo, pero no corras riesgos. Disfruta y compite con sentido común.

Antes, durante y después de la carrera, ¿cómo nos preparamos?

Hay que tener en cuenta múltiples factores de gran importancia tanto para el rendimiento como para evitar eventos graves:

  1. Conoce tu estado de salud: Muchas de las patologías que pueden predisponer a presentar un evento grave durante un esfuerzo intenso se pueden diagnosticar con un estudio cardiológico adecuado.
  2. Descansar lo suficiente, y si un día no te encuentras bien no entrenar/competir.
  3. Llevar una alimentación adecuada y no realizar deporte tras comidas copiosas.
  4. Hidratarse adecuadamente antes, durante y después del esfuerzo para evitar deshidratación.
  5. Realizar calentamiento previo y enfriamiento posterior al ejercicio (conviene que el periodo de vuelta a la calma sea progresivo en lugar de cesar súbitamente la actividad).
  6. Y por último, y no por eso menos importante, conoce tu cuerpo y hazle caso: En caso de notar síntomas durante el entrenamiento o competición (dolor en el pecho, mareo, etc…) para y consulta.

Correr con frío, lluvia, ¿Cómo vamos vestidos? 

Dada la época en la que estamos hará frío seguro, y debemos estar preparados para ello, utilizando ropa adecuada a la época del año.

Y ¿la costumbre de salir disfrazado? 

Para acabar el año con buen humor y alegría mucha gente se disfraza. Recuerda que no eres corredor habitual y depende de qué lleves puesto te puede molestar durante el recorrido. Aunque, un gorro de Papá Noel, no hace daño a nadie 😉[:em]Apenas faltan dos días para que acabe 2016. Todos queremos terminar el año con buen pie, y empezar el siguiente con nuevos propósitos. Una manera de hacerlo, cada vez más de moda, es corriendo la ya tradicional San Silvestre. Una carrera que tiene lugar en diversos puntos del país y que mueve no solo a corredores habituales, sino a ciudadanos que quieren acabar el año haciendo algo de ejercicio antes de la cena de Nochevieja.

Si eres uno de ellos, si este año has decidido correr, y no has tenido tiempo de entrenar, la Dra. Uxua Idiazabal, responsable de nuestro Servicio de Cardiología, nos da algunos consejos para llegar sanos y con fuerza al Año Nuevo.

Si no estamos habituados a correr, ¿qué tenemos que tener en cuenta a  la hora de participar en la San Silvestre?

En estas carreras populares hay diferentes tipos de corredores, los deportistas competitivos (que han seguido un entrenamiento intenso con disciplina y suelen ser conocedores de su estado de salud cardiovascular) y los aficionados, que la realizan como ejercicio físico-salud. Los objetivos de cada uno de ellos suele ser diferente, el de los primeros es ganar o hacer una buena marca; los de los segundos, disfrutar y mejorar la salud. Si eres de esa segunda mayoría, no debes olvidar que la San Silvestre es una carrera para pasarlo bien. Debemos tomárnoslo con calma, sobre todo teniendo en cuenta que suele ser una carrera muy masificada. No te estreses durante el primer tramo hasta que el pelotón se estire un poco.

Si no hemos entrenado durante el año, ¿cómo debemos afrontarla?

Lo ideal sería haber seguido un plan de entrenamiento adecuado, al cual hay que dedicarle tiempo (volumen, kilómetros), y realizarlo a las intensidades adecuadas. Es decir, entrenar de forma regular y constante antes de lanzarse a la competición.

Si no ha podido ser, no hagas sobreesfuerzos, no intentes hacer locuras e ir muy rápido al principio. Cuanto menor es la distancia recorrida, mayor suele ser la intensidad del ejercicio.

Otro error frecuente es seguir el ritmo del amigo de al lado, que está más preparado que yo o tiene mejor capacidad, aumentando nuestra exigencia y haciendo un esfuerzo en el cual no voy cómodo. Como hemos dicho, si tu cuerpo no está habituado a hacer deporte con regularidad, tómate tu tiempo, hazla lenta, sin forzar el corazón e intentando no lesionarte en esta última noche del año. Si tienes que acabarlo andando, hazlo, pero no corras riesgos. Disfruta y compite con sentido común.

Antes, durante y después de la carrera, ¿cómo nos preparamos?

Hay que tener en cuenta múltiples factores de gran importancia tanto para el rendimiento como para evitar eventos graves:

  1. Conoce tu estado de salud: Muchas de las patologías que pueden predisponer a presentar un evento grave durante un esfuerzo intenso se pueden diagnosticar con un estudio cardiológico adecuado.
  2. Descansar lo suficiente, y si un día no te encuentras bien no entrenar/competir.
  3. Llevar una alimentación adecuada y no realizar deporte tras comidas copiosas.
  4. Hidratarse adecuadamente antes, durante y después del esfuerzo para evitar deshidratación.
  5. Realizar calentamiento previo y enfriamiento posterior al ejercicio (conviene que el periodo de vuelta a la calma sea progresivo en lugar de cesar súbitamente la actividad).
  6. Y por último, y no por eso menos importante, conoce tu cuerpo y hazle caso: En caso de notar síntomas durante el entrenamiento o competición (dolor en el pecho, mareo, etc…) para y consulta.

Correr con frío, lluvia, ¿Cómo vamos vestidos? 

Dada la época en la que estamos hará frío seguro, y debemos estar preparados para ello, utilizando ropa adecuada a la época del año.

Y ¿la costumbre de salir disfrazado? 

Para acabar el año con buen humor y alegría mucha gente se disfraza. Recuerda que no eres corredor habitual y depende de qué lleves puesto te puede molestar durante el recorrido. Aunque, un gorro de Papá Noel, no hace daño a nadie 😉[:]

Compartir